lunes, 16 de febrero de 2009

Saté.

   Esta receta es a petición de Eva para su hermana. La verdad, hacía tiempo que no comía saté, así que me he animado a hacerlo. Esta salsa está deliciosa con unas simples brochetas de pollo a la plancha, o con arroz integral acompañado de unas verduras salteadas.

   Ingredientes:
   Crema de cacahuete, salsa de soja, sambal oelek y leche.

   Poner un cazo al fuego con una buena cantidad de crema de cacahuete, sambal oelek o en su defecto algún picante que no sea avinagrado, incluso puedes picar algunos chilis, un buen chorro de salsa de soja y un vaso pequeño de leche. Se tiene que ir removiendo la mezcla para que ligue. Esto va espesando, como si fuera una bechamel, y se le tiene que ir añadiendo leche hasta conseguir la textura que quieras. Hay  que tener en cuenta que a más calor más líquido, osea, que si se te enfría antes de servir se te esperará bastante. Lo puedes rectificar de soja.

   Otra variedad de saté pero sin cacahuete.

   Ingredientes:
   Algún fruto seco, anacardos es genial, salsa de soja, sambal oelek y leche.

   Se pica bien fino una cantidad de anacardos, se mezcla en el fuego con la salsa de soja, el picante y la leche hasta que ligue todo y se consiga textura. Ésta va ser diferente porque lo que se usa es una harina de fruto seco, no una mantequilla de cacahuete, así que ni va a ser tan homogéneo ni fino, pero para acompañar principalmente con arroz integral, está realmente exquisito.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

gracias por tu comentario