lunes, 29 de noviembre de 2010

Tortilla de espinacas o escarola.



Hoy voy con un clásico. La tortilla de espinacas de toda la vida o de escarola, tanto una como la otra se hacen igual, y no se cual está más rica. La escarola tenemos tendencia a comerla sólo en ensaladas y lo cierto es que cocinada es exquisita. Reconozco que los congelados son de gran ayuda en la cocina, y aunque hay de muy buena calidad, con las espinacas no pacto, o frescas...o frescas. Tampoco hay porque hervirlas, si quieres un sabor único, prepara este plato como te digo y no volverás a hacerlo de otro modo.
Ingredientes: Aceite de oliva, sal, espinacas o escarola y huevos.
Se lava la verdura. En una sartén añadimos una cucharada de aceite, ponemos las espinacas y tapamos enseguida. En un momento van a menguar de tamaño muchísimo, y al taparlas se harán en su propio jugo. En unos tres minutos, calcula tu lo que tardas pero es para estar delante de la sartén, eso quiere decir que va rápido. Añade la verdura a unos huevos batidos y haz la tortilla como acostumbres. Yo primero tiro la masa a la sartén bien caliente y cuando le doy la vuelta, bajo el fuego y la tapo, ya que así queda mucho más jugosa.
Un truquillo bueno es picarle un ajito bien chiquito, y lo añades al huevo batido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

gracias por tu comentario